fbpx

CINCO pasos para convertirte en una DIVA LATINA

73f8ac_3614cc19427a431d8a708ee045cf0c80~mv2_d_1772_1219_s_2.jpg
73f8ac_3614cc19427a431d8a708ee045cf0c80~mv2_d_1772_1219_s_2.jpg

La POPair arderá de pasión el próximo VIERNES 5 DE ABRIL con una noche especial LATIN DIVAS… ¡y vamos a convertirte en una!


El buen tiempo ha llegado para quedarse y en la POPair nos hemos dado cuenta de que tenéis ganas de marcha. Por eso se nos ha ocurrido que la mejor forma de darle la bienvenida al vello al aire es homenajear a las DIVAS LATINAS que nos hacen menearnos como si nos hubiera poseído Shakira.

Ojalá.

Pero además de homenajear a las DIVAS poniéndoles una barba y dedicándoles el fiestón que tenemos preparado, queremos que vosotras mismas sintáis en vuestras carnes lo que sienten Jennifer, Shaki, Becky o Thali cuando se levantan, van a por el pan o al estreno de su último videoclip. ¡VAMOS A CONVERTIRTE EN UNA AUTÉNTICA DIVA LATINA!

Para ello hemos seleccionado cinco sencillos pasos que tienes que seguir para convertirte en ELLAS. Son extremadamente fáciles, así que #NOHAYEXCUSAS

1.- TEN UNA INFANCIA “PECULIAR”

Olvídate de lo de levantarte, ver el Doraemon, coger el Bollycao e ir a clase. Si quieres ser una verdadera Diva Latina tienes que tener una infancia que el resto del mundo envidia pero Paquita Salas sabe que es un infierno. ¡Tienes que ser DIVA desde que naces!

Thalía, por ejemplo, empezó a cantar con 9 años y a los 15 ya lo estaba petando en Timbiriche (junto a Paulina Rubio, que le prestaba las gomas del pelo). La familia de Becky G perdió su casa cuando ella tenía 9 años y ahí decidió que quería ser artista (chica, cada una tiene sus motivaciones). Y a Jennifer López la pusieron a bailar y cantar con 5 años.

Si te ha dado la bajona porque te acabas de dar cuenta de que en tu infancia solo hay bocadillos de jamón, Pin y Pones y viajes en Renault; y por lo tanto ya no puedes ser DIVA Latina… no sufras. Tienes dos opciones: ten una hija y vive tu vida a través de ella o no tengas vergüenza ninguna y ve a Got Talent. La Tigresa del Oriente es tu role model.

2.- TEN PROBLEMAS CON LA JUSTICIA

Éste es mucho más fácil que el paso 1 porque para pasar por la cárcel siempre hay un hueco. O al menos por comisaría. Y es que aunque no es imprescindible ser una criminal (cri criminal) para triunfar en la música latina, haber vivido en tus carnes un capítulo de Orange is the New Black siempre ayuda.

Si tú me llamah, noh vamoh pa’ tu selda…

Paulina Rubio, por ejemplo, fue reducida por la policía de Miami después de sufrir un accidente de tráfico. Ella no tuvo la culpa, así que imagínate cómo se tuvo que poner (¡como una DIVA!) para acabar esposada. Luis Miguel (que no es mujer, pero es DIVA) ha estado en busca en captura y en 2006 fue detenido por mandar a un guardaespaldas a pegarle al dueño de un restaurante que no le había reconocido. Juan Gabriel (otra DIVA), fue detenido por evasión de impuestos.

Dile a Charlie que me traiga otra copa. ¡Que ésta se me ha caído, maricón!

Y luego está Cardi B, que acaba de reconocer que cuando era stripper solía drogar a sus clientes para robarles la cartera. Classy.

Evita, eso sí, liarla hasta el punto en el que des miedo REAL como Gloria Trevi, que fue acusada de rapto y corrupción de una menor, fue a la cárcel, salió y grabó un disco y volvió a la cárcel.

3.- OPÉRATE

Siento decírtelo, pero por mucho que en la POPair celebremos la naturalidad (y el vello) de nuestros cuerpos, si quieres ser DIVA LATINA tienes que pasar por quirófano (y nos parece fenomenal porque cada uno se hace lo que puede/quiere). Pero ojo, no vale cualquier quirófano. Suelta el teléfono de Marisol la cirujana travesti y consigue el de los doctores que arreglan estropicios en no sé qué canal de Mediaset. Necesitas lo mejor de lo mejor. Así, por ejemplo, pasas de ser Maria Rosa Quintana a Shakira:

O te retocas la nariz (y de paso toda tu cabeza se encoge), como Jennifer López:

O cometes un crimen (pero recuerda, no a lo Gloria Trevi) y cambias de identidad por completo como Paulina Rubio:

Tu objetivo es ser Natti Natasha: eres/pareces tan de plástico que te buscas en Google y la primera pregunta que sale es “¿Cuántos años tiene Natti Natasha EN LA VIDA REAL?” (seguida de un especial enumerando todas y cada una de tus operaciones. If you got it, flaunt it)

4.- FÓLLATE A LOS TÍOS MÁS BUENOS QUE TE ENCUENTRES (A TODOS)

Disculpadnos el lenguaje pero estamos hablando de divas latinas y nos dejamos llevar por la pasión. Y tampoco vamos a engañar a nadie: si queremos ser una DIVA LATINA no es solo por el glamour y la pedrería… También por LOS MAROMOS.

Casper Smart, en una foto que huele a 1997

Jennifer López ha tenido hombres de todo tipo. Desde Casper Smart (el bailarín de ahí arriba) hasta un macho latino -de cuerpo y alma- como Marc Anthony o un señor Daddy Latino como el “beisbolista” Álex Rodríguez.

Lo que no puedes hacer es engañar a tus fans, así que por favor evita cosas como ésta (aunque solo sean por alimentar rumores):

Becky G se ha enamorado del futbolistas argentino Sebastian Lletget, que de lletget (“feíllo” en catalán) no tiene nada y ya sabe que mi casa es su casa cuando él quiera:

Esta foto la dejamos bien grande, porque DUELE VERLA

Y tú a lo mejor un futbolista argentino no, pero uno catalán sí. Haz como Shakira y pásate al espetec:

CLAR QUE SI, HOME!

(Éste paso, por cierto, es muy fácil de llevar a cabo en mitad de una POPair. Ahí lo dejamos.)

5.- TIENES QUE SER MUCHAS COSAS

Una buena DIVA LATINA no es DIVA LATINA y ya. Es como los influencers o los autónomos: tiene que hacer muchas cosas y tiene que hacerlas todas bien. O mejor dicho: tiene que hacer muchas cosas y vender que sabes hacerlas bien. Da igual que solo hayas grabado un single: tu Wikipedia tiene que parecer la Biblia y tú tienes que ser (como mínimo) tres cosas. Shakira, por ejemplo, es “cantautora, productora discográfica, bailarina, modelo, instrumentista, empresaria, actriz, embajadora de buena voluntad de la UNICEF y filántropa colombiana“.

Y hace la tortilla de patata CON cebolla

Selena, el gran icono latino que se fue demasiado pronto, llegó a ser “cantante, empresaria, modelo, actriz y diseñadora de moda“. Otra Selena (la Gómez) es “actriz, productora de televisión, cantante, compositora, filántropa y diseñadora de moda“. Thalía es “cantante, actriz, empresaria y modelo“, Valentina es “drag queen, cantante y personalidad de televisión“, Paulina Rubio solo es “cantante y actriz“. Porque bastante tuvo con aguantar a Bofill).

Pero la mejor es Jennifer López. Porque es (#OJOCUIDAO): ACTRIZ, CANTANTE, BAILARINA, COMPOSITORA, PRODUCTORA DISCOGRÁFICA, DISEÑADORA DE MODAS (en plural), EMPRESARIA, PRODUCTORA DE TELEVISIÓN, COREÓGRAFA, PERFUMISTA y (obviamente), FILÁNTROPA.

Y MI PUTO ANILLO PA’ CUANDO

Y tú agobiada por llevar tu Instagram y tu Twitter.


¿Te han quedado claros los 5 pasos para convertirte en una DIVA LATINA?

Pues esperamos que te sirvan para poder triunfar en la POPair: LATIN DIVAS del próximo VIERNES 5 DE ABRIL. Síguenos en Facebook y en Instagram, compra tu entrada anticipada y ve practicando tus movimientos más sexys para la POPair más sandunguera de la historia.

Compártelo!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

Coméntalo!